Foro Seguridad Privada
No es necesaria su conexión al foro, aunque no olvide que si lo hace tendrá acceso a la totalidad de informaciones y contenidos publicados.

Foro independiente de debate para profesionales de la seguridad privada


* Foro Seguridad Privada *


www.foroseguridadprivada.com



 

Comparte | .
 

 El presunto asesino de la calle Císcar escapó hasta Andalucía para eludir el cerco

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Musashi
Usuario Organizador
avatar

Administrador Administrador

Masculino Mensajes : 5655

Habilitado : VS - VX - EP - JS - IT - DS
Localización : Cantabria

MensajeTema: El presunto asesino de la calle Císcar escapó hasta Andalucía para eludir el cerco   Sáb 25 Jun 2016, 7:10 pm

El presunto asesino de la calle Císcar escapó hasta Andalucía para eludir el cerco

Valencia. Un pueblo de Andalucía. Durante aproximadamente un mes, este ha sido el lugar escogido por Juan Antonio D. R., de 49 años, para desaparecer de todo y de todos. De la policía, de la justicia, de sus amigos y de su propia familia. Según ha podido saber LAS PROVINCIAS de fuentes próximas al caso, el vecino de Valencia que presuntamente asfixió y envolvió con sacos los cuerpos de los hermanos Juan Carlos y Araceli Oliva en su casa de la calle Císcar ha estado huido durante aproximadamente un mes. Su fuga tras el crimen se produjo cuando los cuerpos de las víctimas, de 79 y 75 años, fueron descubiertos por el olor de la descomposición.

El jueves se presentó en una comisaría de Alicante y pronunció estas palabras: «Vengo a entregarme. He matado a dos personas en Valencia». ¿Por qué tomó esta decisión? La Policía Nacional, encargada de la investigación, no manejaba ayer un detonante concreto. Al parecer, en todo el tiempo de fuga no entabló contacto con los suyos ni parece que haya contado con cómplices o auxiliadores. Sus familiares han colaborado en todo momento con los agentes y no tenían ni idea de su paradero actual.


Amenazó a un vecino que le recriminó por el ruido en casa


El puro desgaste de la huida es la razón más probable. Con un pasado laboral como vigilante, el funcionamiento de las fuerzas de seguridad era bien conocido por Juan Antonio. Su rostro y datos habían sido difundidos a nivel policial, cualquier visita, llamada telefónica a los suyos o movimiento bancario le hubiera delatado. También se sabía el coche que llevaba, propiedad de las víctimas. Completamente acorralado y ya posiblemente sin dinero, entendió que sólo quedaba una salida: entregarse.

Una vez en Alicante, las comprobaciones policiales fueron inmediatas. Se certificó su identidad, le leyeron sus derechos y fue trasladado en coche a Valencia, donde llegó a última hora de la noche del jueves. Ya en presencia de su abogado, optó por guardar silencio, tanto a las preguntas de policías como en el juzgado de instrucción 3 de Valencia, el encargado del caso.

Según confirmaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), la decisión del juez llegó por la tarde: «prisión provisional, comunicada, sin fianza». El presunto homicida está investigado en una causa abierta por homicidio u asesinato. «La calificación del delito vendrá determinada por la evolución de la investigación», detallaron desde el TSJCV.

El móvil económico fue el detonante del crimen. Juan Antonio, casado y padre de un joven deportista de unos 20 años, estaba actualmente sin empleo. Tampoco los vecinos de su finca atribuyen un empleo a su esposa. Él trabajó tiempo atrás como vigilante e intentó opositar a policía, pero sin éxito. Además, padecía un trastorno por el que precisaba medicación y su hijo también tenía problemas de salud.

En esta tesitura, el hombre trató presuntamente de aprovecharse de los hermanos Oliva, solteros, sin hijos y con dinero ahorrado. Una relación de amistad les unía y Juan Antonio había adoptado un cierto papel de cuidador de los septuagenarios. La apropiación de una cantidad de dinero aparece como el desencadenante del homicidio.

Según investigaciones forenses, el crimen se produjo a principios de mayo. El sospechoso envolvió los cuerpos con sacos y bolsas, los ató y los rodeó de arena de gato y muchos ambientadores para retrasar su hallazgo. Además, instaló un detector de movimiento en el cuarto por si alguien los descubría. Algunos días regresó a la calle Císcar. Mientras, convivió con su familia sin revelarles la verdad. Pero el hedor de la descomposición venció a su macabro sistema y la alarma de los vecinos sacó el crimen a la luz el día


_________________
El cántabro Laro era temible por la naturaleza de sus miembros y por su corpulencia, aunque no dispusiera de dardos. Como es la fiera costumbre de esta gente, se enfrentaba a la batalla empuñando el hacha con la mano diestra. A pesar de que viera que los guerreros se dispersaban rechazados, una vez destruida la juventud de su gente, sin embargo él en solitario colmaba el campo con cadáveres.

Silio Itálico (Punicas 16,46-65)
Volver arriba Ir abajo
 

El presunto asesino de la calle Císcar escapó hasta Andalucía para eludir el cerco

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Seguridad Privada  :: TABLERO PÚBLICO :: Noticias-